Factual Services, S.C.

CERTIFICACIÓN Y VERIFICACIÓN

Revista 2015

10 Datos sobre la inocuidad de los Alimentos.

La insalubridad de los alimentos ha representado un problema de salud para el ser humano desde los albores de la historia, y muchos de los problemas actuales en esta materia no son nuevos. Aunque los gobiernos de todo el mundo se están esforzando al máximo por aumentar la salubridad del suministro de alimentos, la existencia de enfermedades de transmisión alimentaria sigue siendo un problema de salud significativo tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo.

 

 

  Es por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS) es consciente desde hace tiempo de la necesidad de concienciar a los manipuladores de alimentos sobre sus responsabilidades respecto de la inocuidad de éstos a nivel mundial y nos presenta los 10 datos más relevantes  sobre la inocuidad y la importancia de aplicar las 5 claves para la mejora de la inocuidad.

  1.  Los alimentos transmiten más de 200 enfermedades.

      Cada año se enferman millones de personas, de las cuales muchas mueren por ingerir alimentos que son preparados en condiciones insalubres. Principalmente las enfermedades infecciosas diarreicas matan a unos 1.8 millones de niños cada año y la  mayoría de ellas son atribuibles a consumo de agua o alimentos contaminados.

      Aquí la importancia  de considerar una adecuada preparación de alimentos puede evitar la mayoría de las enfermedades transmitidas por ellos.

           2. Las enfermedades transmitidas por los alimentos están aumentando en todo el  mundo.

      Las interconexiones de las actuales cadenas alimentarias mundiales  hacen que los microorganismos patógenos presentes en los alimentos se transmitan ampliamente y a mayores distancias, aumentando la frecuencia de las Enfermedades transmitidas por alimentos (ETAs). 

      La rápida urbanización en todo el mundo  también es factor para aumentar riesgos, puesto que los habitantes de las zonas urbanas consumen más comidas preparadas fuera de casa que puede no ser manipuladas o preparadas adecuadamente y entre las que se incluyen los alimentos frescos, pescados, carnes y las aves. 

           3.     La inocuidad de los alimentos es un problema mundial.

La globalización de la producción y el comercio de alimentos aumentan la probabilidad de que se produzcan incidentes internacionales con alimentos contaminados, los productos e ingredientes importados son frecuentes en todos los países.

La existencia de sistemas más sólidos de vigilancia de la inocuidad de los alimentos en los países exportadores puede reforzar la seguridad sanitaria tanto local como transfronteriza.

    4.     Hay enfermedades emergentes ligadas a la producción de alimentos.

Aproximadamente un 75% de las nuevas enfermedades infecciosas humanas aparecidas en los últimos años fueron causadas por bacterias, virus y otros patógenos que surgieron en animales y productos de esta índole. Muchas de esas enfermedades humanas están relacionadas con la manipulación de animales domésticos durante la producción de alimentos en los mercados y mataderos que no están regulados por  autoridades sanitarias.

    5.     Reducción del riesgo de gripe aviar.

La gran mayoría de los casos humanos de gripe aviar  por el virus H5N1 se han registrado en personas que habían tenido contacto directo con aves infectadas vivas o muertas.  No hay pruebas de que la enfermedad se transmita al ser humano a través del consumo de carne de ave bien cocida.

 Para evitar el riesgo de enfermedades de transmisión alimentaria en las aves de corral  hay que separar la carne cruda de los demás alimentos, lavarse las manos y cocinar  bien la carne de forma que alcancen los 74°C en todas sus partes.

    6.     La prevención de las enfermedades empieza en el lugar de producción.

La prevención de las infecciones de los animales en las granjas de producción puede reducir las enfermedades transmitidas por los alimentos (ETAS). Por ejemplo, reduciendo  en un 50% la cantidad de salmonellas presentes en los pollos a través de una mejor gestión de las granjas se reduce en un  50% el número de personas que enferman por esa bacteria. 

     7.     Los alimentos pueden contaminarse con productos químicos peligrosos.

La acrilamida, es una sustancia  cancerígena, se forma a partir de ingredientes naturales durante la cocción a altas temperaturas (generalmente superiores a 120°C) de algunos alimentos, tales como las patatas fritas, los productos a base de cereales y el café. La industria alimentaria está tratando de encontrar métodos para reducir la exposición a esos productos químicos. Debe evitarse que los alimentos se frían o asen demasiado.

     8.     Todos podemos contribuir a la inocuidad de los alimentos.

Los alimentos pueden contaminarse en cualquier eslabón de la cadena que va desde el centro de acopio hasta el consumo. Todos los participantes en la cadena de suministro deben tomar medidas para mantener la inocuidad de los alimentos.

La manipulación en el hogar es igualmente imprescindible para prevenir brotes de enfermedad. Las mujeres son las principales destinatarias de la educación en materia de inocuidad de los alimentos, puesto que son ellas quienes se encargan de la comida de la familia en la mayoría de las sociedades.

     9.     La escuela es un lugar privilegiado para la inocuidad de los alimentos.

La educación de los niños sobre la manipulación inocua de los alimentos es fundamental para prevenir las enfermedades de transmisión alimentaria en la actualidad y en el futuro. La inclusión de clases sobre la inocuidad de los alimentos en los programas escolares dota a los niños de conocimientos esenciales que pueden contribuir a que ellos y sus familias se mantengan en buen estado de salud.

     10. Cinco claves para mejorar la inocuidad de los alimentos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus estados miembros promueven los beneficios de la inocuidad de los alimentos, de las dietas saludables y de la actividad física.

Las cinco claves para mejorar la inocuidad son: