Factual Services, S.C.

CERTIFICACIÓN Y VERIFICACIÓN

Revista 2015

Medicamento vs Remedio Herbolario

En muchas ocasiones hemos empleado sustancias derivadas de plantas para tratar diversos malestares como dolores de cabeza, de estómago, gripe, etc., pero ¿cómo diferenciar cuando es un medicamento herbolario o solo es un remedio?

 

En la legislación mexicana se tiene contemplada la definición para cada uno, siendo la siguiente:

Remedio Herbolario (Reglamento de Insumos para la Salud, art. 88): Se considera remedio herbolario al preparado de plantas medicinales, o sus partes, individuales o combinadas y sus derivados, presentado en forma farmacéutica, al cual se le atribuye por conocimiento popular o tradicional, el alivio para algunos síntomas participantes o aislados de una enfermedad.

Medicamento Herbolario (Ley General de Salud, art. 224 B. Fracción III.): Los productos elaborados con material vegetal o algún derivado de éste, cuyo ingrediente principal es la parte aérea o subterránea de una planta o extractos y tinturas, así como jugos, resinas, aceites grasos y esenciales, presentados en forma farmacéutica, cuya eficacia terapéutica y seguridad ha sido confirmada científicamente en la literatura nacional o internacional.

Así la principal diferencia de los Medicamentos Herbolarios radica en que poseen evidencia científica de su utilidad para el alivio, curación, prevención o recuperación de padecimientos, mientras que los Remedios Herbolarios solamente se apoyan en el conocimiento popular o tradicional y se emplean como auxiliares sintomáticos. Actualmente los Medicamentos Herbolarios requieren de registro sanitario para su comercialización en México, por lo que deben demostrar que son seguros, eficaces y de calidad, para poder ser utilizados por la población.

En cuanto a los remedios herbolarios, no se tiene una garantía de su calidad y seguridad, ya que no requieren de registro sanitario, por lo que deben ser utilizados con cautela.

Ambos Medicamentos o Remedios idealmente deben ser administrados bajo la supervisión de un experto y aunque se derivan de plantas, es importante no automedicarse.