Nuestro derecho al cielo oscuro: nueva reforma a la ley en materia ambiental

Ciudad deMéxico. Animal político, 25 de Febrero. -Muchas personas desconocen que tenemos derecho a un cielo oscuro

, reconocido por la UNESCO como un derecho implícito en la conservación del patrimonio cultural y natural de las generaciones futuras, y más si tomamos en cuenta que observar estrellas en ciudades se ha vuelto un acontecimiento extraordinario, pues la bóveda celeste es prácticamente invisible debido a la contaminación lumínica producida por las urbes.

 

El incremento de este tipo de contaminación es consecuencia de la expansión urbana de las últimas décadas, misma que se pronostica continuará en los siguientes años de manera significativa. Las luminarias en las ciudades se consideran un elemento intrínseco en el paisaje urbano nocturno, que muchas veces observamos como un símbolo de desarrollo, de seguridad o incluso de romance. Sin embargo, pocas veces nos hemos detenido a pensar ¿qué impacto tienen las luces urbanas en nuestro entorno?

 

En un esfuerzo por regular, controlar y prevenir la contaminación lumínica en México, el 18 de enero del 2021 se publicó en el DOF la reforma a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), por medio de la cual se adopta un alcance más allá de la escala planetaria. La reforma incorpora en varios de sus artículos los conceptos de CONTAMINACIÓN LUMÍNICA y LUZ INTRUSA; sin embargo, no es objeto de este artículo de opinión repetir textualmente qué dicen los conceptos de la ley, sino enfocarse en la comprensión de su importancia y la toma de conciencia de todo lo que afectamos al eliminar la oscuridad de la noche y el cielo estrellado. En este sentido, daré ejemplos de contaminación lumínica de conformidad con estos nuevos conceptos legales.

 

El primer ejemplo sería la producida por el alumbrado público que utiliza luces de sodio de alta presión o luz LED blanca-azulada 1, sin filtros ni apantallamientos adecuados, que no sólo iluminan calles, casas o fábricas, sino también otras zonas que no lo requieren, ya que esta luz rebota con partículas en la atmósfera (como los ya tan habituales aerosoles de partículas contaminantes que se encuentran en el aire de las grandes ciudades), convirtiéndose así en LUZ INTRUSA DIFUSA causante del globo anaranjado o azulado que envuelve a los cielos nocturnos de los centros urbanos y sus alrededores.

 

Con este fenómeno, los métodos de orientación en algunas aves migratorias 2 se ven afectados por las luces urbanas, causando que se estrellen contra los edificios. Otro impacto negativo lo podemos entender desde la Astronomía. Los grandes telescopios astronómicos modernos son enormes recolectores de fotones utilizados para captar la luz de cualquier cuerpo y objeto celeste dentro del universo observable; si hay luz intrusa, su funcionamiento se ve afectado y por lo tanto las posibilidades de observar y medir astros se reducen hasta un 10%.

 

Otro ejemplo de contaminación lumínica sería la producida por la LUZ INTRUSA DIRECTA; por ejemplo, el foco que apunta a una playa afectando el proceso de anidación de las tortugas marinas, la iluminación de cuevas en centros turísticos que expulsa a los murciélagos de sus refugios, o el alumbrado público que apunta directamente a los hábitats de roedores e insectos. Además, durante las horas nocturnas, la luz provoca alteraciones en el sistema circadiano y la disminución de la producción de melatonina, hormona inductora del sueño que varios seres vivos –incluido el ser humano– secretan solamente por lanoche ,incrementando el desvelo, lo cual puede promover cambios en el estado de ánimo.

 

Porestárazón, es de reconocerse que la reforma a la LGEEPA establezca como objetivo preservar al máximo posible las condiciones naturales de las horas nocturnas en beneficio de la fauna, la flora y los ecosistemas en general. Con esta disposición se pretende que la contaminación lumínica se contemple en la elaboración y ejecución de las políticas de conservación de la naturaleza, lo que sin duda contribuirá a garantizar de manera integral la conservación del medio natural y construido, así como en la preservación de las funciones fisiológicas, hormonales y de conducta de los seres vivos.

 

Esta modificación a la ley también tiene como objetivo la gestión responsable de los recursos energéticos a través de la instalación de un alumbrado público que contemple el uso de nuevas tecnologías, resultando en un ahorro energético y económico y una contribución a la disminución de los GEI, toda vez que en México anualmente se gastan 37 mil millones de pesos en el uso de luminarias públicas y aproximadamente el 40% de su radiación se desperdicia.

 

Los nuevos preceptos legales se deberán implementar por la Federación, las entidades federativas y los municipios. Además, la SEMARNAT podrá celebrar convenios o acuerdos de coordinación con el objetivo de ejercer adecuadamente sus facultades en esta materia. Asimismo, esta Secretaría deberá expedir la Norma Oficial Mexicana (NOM) que regule los niveles máximos permisibles de la luz artificial en el medio ambiente. Tal como hemos explicado, los temas ambientales convergen con varios sectores 3 y suelen tener una naturaleza técnica y concurrente, por esto es esencial que las regulaciones establecidas en la nueva NOM sean elaboradas a través de un diálogo interdisciplinario, en el que participen las autoridades competentes en la materia, abogados, científicos, ambientalistas ybioeticistas, con la finalidad de tomar decisiones informadas que protejan de manera integral a los seres vivos y a sus ecosistemas.

 

Proteger el cielo oscuro resulta una prioridad para el medio ambiente, la salud, la ciencia y la cultura de las generaciones presentes y futuras, pues la observación del firmamento sin duda ha sido y será esencial en el desarrollo de la humanidad permitiendo avances científicos y tecnológicos, pero sobre todo ayudando a entender nuestro lugar en el universo y valorar el origen de la vida como la conocemos. Esta reforma es un gran avance para garantizar nuestro derecho a un cielo oscuro; sin embargo, debemos estar pendientes a que las autoridades competentes elaboren y publiquen la NOM 4 y los reglamentos correspondientes, para que estas nuevas disposiciones no sean un simple discurso más en la política ambiental.

 

* Lisbeth Camacho Téllez es licenciada en Derecho por la UNAM, especializada en Derecho Ambiental. Actualmente se desempeña como abogada consultora en el cumplimiento del marco jurídico-ambiental de proyectos comerciales a nivel local y federal; evaluación de impacto ambiental de proyectos de energía renovable e hidrocarburos; cambio de uso de suelo en terrenos forestales; manejo de residuos peligrosos; desarrollo urbano, y desarrollo sustentable.

 

Las opiniones publicadas en este blog son responsabilidad únicamente de sus autores. No expresan una opinión de consenso de los seminarios ni tampoco una posición institucional del PUB-UNAM. Todo comentario, réplica o crítica es bienvenido.

 

1 Seha comprobado que esta luz genera impactos negativos en el medio ambiente nocturno y la salud humana, pues es la que se difunde con mayor eficacia en la atmósfera.

 

2 Aproximadamenteen 2010 se calculó que entre 98 y 1000 millones de aves mueren al chocar en toda América del Norte cada año.

 

3 Lanueva NOM debe contemplar lo establecido en lasNOM’spublicadas por la SENER y la STPS.

 

4 LaSEMARNAT deberá emitir, en un plazo máximo de 12 meses contados a partir del 19 de enero de 2021, la NOM que establezca los límites máximos de emisiones reguladas en el Decreto.


Fuente:https://www.animalpolitico.com/una-vida-examinada-reflexiones-bioeticas/nuestro-derecho-al-cielo-oscuro-nueva-reforma-a-la-ley-en-materia-ambiental/

 


Print   Email